Si no te vas de vacaciones, te hacemos un descuento.

Si lees este post es porque probablemente no te has ido de vacaciones, o al menos porque tu mente sigue en activo. Para compensarte y que se haga más llevadero, hemos decidido dedicarte esta promoción de Semana Santa.

No te voy a engañar, en Noñoño esta semana estamos a medio gas. Las vacaciones escolares, el buen tiempo y el hecho de que tanta gente ande de un lado para otro, no invitan a estar tan al pie del cañón como el resto del año.

Podría aprovechar este post para decirte que estos días estamos últimando la producción de alguna reedición (con sorpresa incluida), pero mejor que todo eso es dedicar una promoción especial para quienes no estáis de vacaciones. descuento-semana-santa
La mecánica es muy sencilla, sólo tienes que entrar en www.noñoño.es, hacer tu pedido con normalidad e introducir este código en la casilla “cupón promocional” (justo después de la forma de envío):

#NOMEVOYDEVACACIONES

Ponlo tal cual, con la almohadilla incluida (corta y pega para mayor seguridad), y automáticamente te aplicará un descuento de 5 € en todos los pedidos superiores a 10€, salvo si pides únicamente el libro Padres no ñoños. Para el resto, cajas regalo incluidas, el cupón es válido hasta el lunes.

* Promoción válida hasta el lunes 6 de abril de 2015, para pedidos superiores a 10€, excepto el libro Padres no ñoños por separado.

Cómo elegir el nombre de tu bebé usando animales domésticos.

Elegir el nombre del bebé es uno de los dilemas más difíciles de resolver para las parejas embarazadas. Pero hoy os propongo la solución definitiva a este problema, inspirada en una curiosa noticia llegada de Inglaterra.

Circula estos días por la prensa que, ante el secretismo con el que los príncipes de Gales llevan el nombre de su próximo bebé, una casa de apuestas ideó la forma infalible de descubrirlo por ellos mismos: organizar una carrera de perros, en la que cada can representaba un nombre.

nombre-bebe
El perro ganador portaba el peto con el nombre de Alexandra, con lo que se dan por zanjadas las especulaciones y ya todos sabemos que la hija de Kate y Guillermo (¿por qué a ella casi nunca le traducen el nombre y a él sí?) se llamará Alexandra, o Alejandra, según el insondable criterio del papel couché.

En este link puedes ver el vídeo con el resumen de la carrera, si es que tu corazón resiste las emociones fuertes.

Es posible que te importe un pito el nombre del bebé de los Windsor, pero lo importante de la noticia es que abre todo un maravilloso mundo de posibilidades para resolver el delicado tema de la elección del nombre de tu bebé, usando animales domésticos. Aquí van algunas propuestas:

CARRERA DE GALGOS
La primera opción es muy sencilla y consiste en copiar directamente lo que hicieron los ingleses. Organiza la carrera en tu canódromo más cercano, imprime los nombres de tu lista de posibles candidatos en los petos, ¡¡y a correr!! (los perros, no tú).

¿Y de dónde saco petos para galgos? me preguntarás. Efectivamente esa es una pega importante, pero puedes improvisarlos usando bolsas de plástico del super, escribiendo los nombres con un rotulador indeleble.


Si por el motivo que sea no dispones de un canódromo con galgos, te propongo una variante:

CARRERA DE TORTUGAS ROTULADAS
Esta fórmula es igual de sencilla y efectiva pero exige armarse de pacieeeeencia, porque las tortugas son muuuuy lentas. Y lo que es peor, son impredecibles. Puede ocurrir que cuando la tortuga con “Nicolás” lleve 43 minutos en cabeza y le falten apenas centímetros para cruzar la meta, le de por pararse o cambiar de dirección. Entonces tú, que ya te habías hecho a la idea de llamar a tu bebé Nico, ves como Bernardo (la favorita de la abuela) gana la competición. Puede ser frustrante.

La ventaja de la carrera de tortugas frente a la de galgos es que si la llegada es muy apretada la fotofinish se hace a ojo.

Para esta prueba necesitas contar al menos con tantas tortugas como nombres estés barajando, pero ¿qué ocurre si sólo tienes una tortuga? En ese caso la solución es otra.


TORTUGA CONTRARRELOJ
Si sólo dispones de un galápago puedes organizar diferentes pruebas contrarreloj, en cada una de las cuales la tortuga representa un nombre de bebé diferente. Al final de todas las carreras, gana el nombre que portaba la tortuga en la tanda que realizó el mejor tiempo.

Es importante comenzar esta prueba antes de la semana 24 de embarazo, porque si tienes dudas entre muchos nombres puedes acabar saliendo de cuentas antes de tener la solución.


Si no tienes canódromo ni tortuga, puedes elegir el nombre de tu bebé recurriendo a la famosa técnica del pulpo Paul. Porque aceptamos pulpo como animal de compañía, ¿verdad?

EL PULPO PAUL
Esta es la forma más fácil de elegir el nombre, ya que hay pulpos en la mayoría de hogares españoles.

Seguramente recuerdas al pulpo Paul, aquel que se hizo famoso adivinando los resultados de los partidos de la Eurocopa y el Mundial de 2008 y 2010. Ahora sólo tienes que sustituir los nombres de las selecciones en las urnas por los nombres de bebés. Al primero al que se acerque el pulpo, ese es el ganador.

elegir-nombre-bebe

También hay técnicas para elegir el nombre de tu bebé con otros animales de compañía como palomas mensajeras, camaleones o polillas, pero dejo los detalles a tu imaginación.


En general, el tema de ponerle nombre al bebé es de los más delicados y con los que más cuidado hay que tener, porque un nombre es para siempre. Y este es precisamente el título de uno de los capítulos de “Padres no ñoños” que te invito a leer a cambio de un compartido.

“Ya verás cuando venga tu padre”

El 19 de marzo es el día del padre y es el mejor momento para regalarles un pequeño homenaje a los nuevos papás, esos tipos confusos y desorientados que han dejado atrás un modelo de paternidad que no les gustaba, a cambio de otro que aún no saben cuál es…

No hace mucho tiempo, ser padre era ser el único que llevaba los pantalones en casa. En la calle o en el trabajo podía ser el último mono, pero en casa era el cabeza de familia, el mandamás.

comer-huevos
Ya lo decía el dicho: “cuando seas padre comerás huevos”, una frase que, superado su primitivo significado literal, se convirtió en la metáfora del máximo poder y la impunidad: el padre hace lo que le sale de los huevos, que para algo se los come.

Para desempeñar dicho papel tan sólo se exigían habilidades con el taladro (reales o fingidas), mecánica básica del automóvil (nivel cambiar una rueda y observar circunspecto la varilla del aceite) y saberse los nombres de los árbitros de primera para poder mentar, paradójicamente, a sus madres.

Con estas cuatro pautas y poco más, un tío podía sacarse el carné de padre y tirar millas sin complicarse la vida ni pensar mucho en ello. Bastaba con servir de modelo a los hijos varones en el noble y aromático arte del ventoseo, y en hacer palidecer de terror a los pretendientes de las hijas adolescentes, para que echar un quiqui tuviera más peligro que subir al K2 en cangrejeras.

Podría gustarles más o menos, pero era un rol bien definido, con normas claras y sencillas. Sin ambigüedades.

En cambio, los papis de hoy a los que va dedicado este post, traen un cacao mental que no se aclaran y por eso quiero que todos les enviemos un mensaje de cariño y empatía.

El papá de hoy ha abandonado aquella imagen trasnochada del cabeza de familia, pero el pobrecillo no sabe muy bien por cuál sustituirla. El papá de hoy no quiere comer huevos, quiere compartirlos; pero no sabe si su papel es ir al mercado, comprar el huevo, freírlo, cocerlo, servirlo, echarle sal… o incubarlo.

A las mamás no les pasa porque ellas han liderado este cambio tan positivo, pero los papás, aunque están llenos de buenas intenciones, no saben si tienen que ser un contrapunto o un complemento, si tienen que mostrarse sensibles o indestructibles, si tienen que preparar la papilla con el taladro o cambiarle el aceite al niño; si ser papá es algo distinto, o si es como ser una mamá con pilila.

¡Pues qué más da! Lo importante hoy es decirles a estos pobres papis desorientados que sigan así porque lo están haciendo muy bien.

Felicidades y enhorabuena a todos esos papis que habéis conseguido que la frase ya verás cuando llegue tu padre deje de ser una amenaza, para convertirse en una ilusionante promesa: ¡¡ya verás cuando llegue tu padre :-)))!!

Feliz Día del Padre.

Cómo tener un bebé y no volverse unos cursis. Breve biografía de un libro bastardo.

Hace mucho tiempo que no hablo de mi libro. Umbral no estaría nada orgulloso de mí. Pero se acerca el Día del padre y Padres no ñoños, subtitulado “Cómo tener un bebé y no volverse unos cursis”, es un libro divertido y didáctico para regalar a papás recientes o futuros. Os cuento un poco más sobre su origen y su contenido.

EL NACIMIENTO
Padres no ñoños es un libro no esperado, se puede decir que nació de penalti, un libro bastardo. Cuando nos pusimos a “eso” no teníamos la intención de tener un libro. Los consejos para papás y mamás no ñoños nacieron como posts para este mismo blog, pero me calenté escribiendo y, pasados unos meses, tenía un texto hecho y derecho.

Entonces la Editorial Planeta me pidió que reconociera la paternidad del libro y que lo hiciera público.

Lo hablé con mi socia y no nos quedó más remedio que aceptar al libro en nuestra marca como un hijo más. Desde entonces convive con los bodies y camisetas de Noñoño, y forma parte de las divertidas y originales cajas de regalo para recién nacido.regalo dia del padreEL CONTENIDO
La gente se comporta de forma extraña cuando llega un bebé. Hay reacciones que son perfectamente comprensibles teniendo en cuenta que no es lo mismo tener un hijo que cambiar de coche. Pero hay otras que no tienen justificación, como por ejemplo vestirle de paje del sg XVII, sumergirle en colonia de bebé, o eliminar del repertorio de conversaciones cualquier otro tema que no sea “mi bebé”.

¿Qué nos pasa?, ¿por qué nos volvemos tan empalagosos?, ¿es genético, cultural, neurológico? El objetivo del libro es buscar respuestas a estas preguntas y dar pautas para reconocer la ñoñería y evitar caer en ella.

Los títulos de algunos capítulos te darán pistas del contenido:

Un nombre es para siempre.
Los regalos putada.
A pequeños niños, grandes remedios.
Hablar en bobo.
No te agobies, que le agobias.
Melodías insufribles de ayer, hoy y siempre.
No compitas.
No montes un taco con los tacos.

MEDIO EN BROMA MEDIO EN SERIO
Dar consejos sobre educación, paternidad y maternidad es muy delicado.  No me siento autorizado para dárselos a nadie, pero es que aunque estuviera en posesión de la verdad absoluta acerca de cómo enfocar la crianza de un bebé, creo que me lo callaría para no meterme en follones.

Por eso el libro está enfocado desde el humor de principio a fin; desde el prólogo (escrito por un bebé de tres meses*) hasta la sinopsis y los testimoniales de la contraportada.

Y por eso también una de las cosas que más nos llamó la atención durante la campaña de promoción es que la prensa y la crítica coincidieron en que es un libro lleno de “sensatez”. Incluso un periodista de La Razón de Cádiz me dijo off the record que le había parecido un libro muy inteligente (imagínate ahora mi cara de tontorrón presuntuoso).

Estas son algunas de las mejores reseñas: ABC Familia o Libros y Literatura.

En cualquier caso, Padres no ñoños es un libro ligero, ameno y divertido. Un libro para leerse de una sentada (no especifico donde) y para reírse un rato de los demás y de uno mismo. ¡¡El regalo perfecto para el día del padre!! Consíguelo aquí.

* Bueno, en realidad el prólogo también lo he escrito yo, haciéndome pasar por un bebé de tres meses, cosa que no me ha costado demasiado.

Neonatos digitales: los hijos de los padres enganchados

Enviar tuits desde el útero o saber cómo está de cargado (con y sin erre) el pañal del bebé sin levantar la vista de la pantalla, son algunas prestaciones que seguramente echaban de menos la mayoría de papás y mamás embarazadas…

El viernes pasado tuve el honor de apadrinar a Madre Reciente en la presentación de su novela de ciencia ficción Galatea; y el sábado me tropecé con este post del pediatra Mi reino por un caballo, en el que da un repaso (tanto en sentido real como metafórico) a algunos de los gadgets tecnológicos más surrealistas para papás, mamás y bebés. Así que hoy estaba predestinado a escribir un post sobre tecnología futurista aplicada a la maternidad y la paternidad.

Mucho se habla últimamente de los nativos digitales, esos chavales de ahora que aprenden a instalar aplicaciones antes que a hablar; que son incapaces de hacer rodar una peonza de las de toda la vida, pero te encuentran el vídeo de la primera comunión de Ronaldo en Youtube con una mano, sin soltar el mando de la play con la otra.

Pero hoy quiero reflexionar sobre otro fenómeno más fascinante y aún no descrito: los neonatos digitales, incluyendo también a los que ya están en contacto con las tecnologías antes incluso de nacer. No es coña, en el post que recomiendo más arriba verás un dispositivo que permite enviar tuits desde el útero.

El fenómeno de los neonatos digitales surge cuando a una obsesión le sumas una preocupación. Es decir, cuando a unos padres obsesionados con los dispositivos móviles, las aplicaciones y las redes sociales, les metes el miedo en el cuerpo con todas las cosas malas que le pueden pasar a su bebé.

Obsesión + preocupación = ¡¡mercado!!

mama-twitterLuego los críos crecen y pasa lo que pasa: ¡¿cómo vas a pedirle que deje un rato la Nintendo si le monitoreabas con el iPhone cuando estaba en la barriga?!

Para que veas que no exagero, voy a comentarte algunos de los inventos que más me han llamado la atención del post del doctor.

El monitor de respiración en el pañal
Al unir tecnología con pañal no puedo dejar de imaginarme la blanca pulcritud de un iLoquesea corrompida por la ocre untuosidad de una fuga orgánica, ¿serán dispositivos antimierda? ¿lo indicarán como los relojes sumergibles: Cacaproof Resistant, 50 mkns?

La App que envía un tuit cuando el bebé se hace pis
Que el móvil avisase de las meadas era algo que tenía que acabar pasando antes o después. Era inevitable que se le ocurriese a alguien, porque ¿qué sonido hace el móvil cuando entra una notificación?: Pi-pi. Efectivamente, sólo había que relacionar.

Pero la aplicación no se queda ahí, sino que puedes descargarte estadísticas con la evolución de las series cronológicas y el volumen de las meadas del bebé, con ellas establecer patrones, crear gráficos, animaciones, ¡¡el límite es tu imaginación!!

Esta app sirve sobre todo para no tener que levantar la vista ni un segundo de la pantalla, ni siquiera para mirar el pañal. Confiésalo, lo estabas deseando.

Pañales que analizan la orina
Un paso más allá es el de este pañal que analiza la orina en caliente, valga el chascarrillo. En algunos casos no es mala idea, porque hacerle un análisis de orina a un bebé es tarea delicada: si le dejas con pañal no puedes recoger la muestra, y si le tienes desnudo tumbado boca arriba, esperando con el tubito, puedes acabar recibiendo una lluvia dorada.

Pero si el bebé no ha dado síntomas de infección, no sirven sino para alimentar miedos y obsesiones.

No todo está pensado para ponérselo en el culete, también hay bodies que controlan las constantes vitales, la temperatura y otros datos, y te avisan de si el bebé esta vivo o no. Digo yo que, al ritmo que se le cambia la ropa a un bebé, o le compras 30 bodies con sensores, o te la juegas a cara o cruz cada vez que le vistes: “¿y si le pasa algo justo cuando lleva un body de algodón de toda la vida?, jamás me lo perdonaría”. Desquiciante.

Volviendo al tema de los gadgets, hay muchos más muy llamativos, bien en el mercado o en proyecto, pero creo que aporto más a la sociedad proponiendo aplicaciones nuevas que criticando los presentes. Ya que la invasión tecnológica es irremediable, aquí van algunas ideas más prácticas y originales:

GoPro Fetal: revive tu propio nacimiento con cámara subjetiva
Imagínate que el bebé pudiera grabar su propio nacimiento con una de esas cámaras que se ponen los ciclistas en el casco, colocada mediante laparoscopia en la cabeza del bebé días antes de salir de cuentas. Algo así como los reportajes de Jesús Calleja o 21 días, pero sin tanto fantasmeo.

SelfApplace: palo de selfie para atarse los cordones las embarazadas
Esto quizá se aleja un poco del glamour tecnológico de otras aplicaciones, pero es el resultado de sacarle un nuevo uso a un artilugio muy extendido. Si inventaran una app para atarse los cordones con el Smartphone, bastaría con utilizar el palo de selfie para facilitarles la vida a miles de embarazadas terminales.

El mimómetro voltáico: ñoñerías las justas
Un conjunto de sensores y una cámara registran cambios en los patrones gestuales del bebé, y cuando detectan que el crío está hasta las pelotas de que le hagan carantoñas, provoca descargas eléctricas al contacto con la saliva de extraños.

Body ÑoñeríasCrying Dj Mixer: convierte los llantos en música electrónica
Los Djs y productores músicales llevan años demostrándonos que cualquier ruido es susceptible de formar parte de una grabación modernita: desde una sirena de policía hasta el ruido de una cisterna.

Partiendo de este principio se podría desarrollar un equipo de audio portátil que detecte la tonalidad y el ritmo del llanto del crío, y emita un temilla molón donde queden integrados como parte del acompañamiento, dotando así de buen rollo a los momentos más tensos, para solaz de los papis y del propio bebé.

Y hasta aquí el post porque no se me ocurren más, pero si me dejáis ideas en los comentarios las recopilo para otro post ¡¡comentad, malditos, comentad!!

Porteo etílico y perreo preñador

La sueca que se quedó embarazada sin quitarse ni la ropa, el bebé falso de la película de Clint Eastwood, o el ingenioso artilugio de porteo etílico, son algunas de las noticias curiosas que hemos recopliado estos días en la red.

embarazo-serruchoSE QUEDA EMBARAZADA POR HACER EL BAILE DE “EL SERRUCHO”
Mira que os lo tengo dicho: ¡¡cuidadín con el perreo!! Pero nada, ni caso, es empezar a sonar la hipnótica melodía del Baile del Serrucho* y las mujeres caen rendidas. Hasta cierto punto lo entiendo, porque no se ha compuesto canción más romántica ni embriagadora en la historia del perreo, pero ¿tanto como para caer embarazada de amor?

Eso es lo que afirma una chica sueca, que asegura haberse quedado embarazada sólo por bailar, sin quitarse la ropa ni hacer todo lo que hay que hacer para quedarse en estado.

No quiero ser mal pensado pero no me deja opción. Una de dos, o su compañero de baile es fino y habilidoso como esos carteristas que te quitan el reloj de la muñeca sin que te enteres, o la que está tratando de metérnosla (doblada, no tiesa) es ella.

Amiga escandinava, si me estás leyendo déjame decirte una cosa: si  lo dices porque te da vergüenza admitir que la verdad es otra, esta invención es aún más vergonzosa. Y si realmente es tan increíble como dices, trata de mantenerlo con la mayor discreción para que la vida de tu hijo no esté vinculada para siempre al Baile del Serrucho. Imagínale dentro de unos años, en la cantina del IKEA:
– Toca otra vez mi canción, Sam.
– Traigan la maiseeena, porque voy a dar serrucho, serrucho, serrucho.

Hay otro detalle de la noticia que no he podido pasar por alto porque me ha dolido en lo más profundo. Cito textualmente: A esta forma de baile se le conoce como “perreo” o, para los de más de 45 años, “lambada”. ¡¿Los mayores de 45?! ¡¡Mecagontostusxxxx!!

*  Dejo el link a título informativo, pero me eximo de cualquier responsabilidad sobre las consecuencias derivadas de hacer clic en él.

embarazada-traga-espadasLA EMBARAZADA QUE TRAGA ESPADAS
He estado investigando en distintos sitios sobre nutrición y alimentación para embarazadas, he leído con atención consejos y recomendaciones, incluso he revisado línea por línea este post de la Boticaria García titulado Alimentos prohibidos en el embarazo y reconozco que no he encontrado ningún lugar en el que se desaconseje de manera explícita tragar sables. Esto es así y tengo que decirlo. ¿Pero quiere ello decir que SÍ se puedan tragar espadas durante la gestación? Para esta chica evidentemente es así.

Quizá tenga un buen motivo para ello y eso es lo que le pregunta la entrevistadora:
– ¿Por qué lo haces?
– Porque me gusta hacer cosas diferentes.

Ah, pues entonces vale. Sólo nos queda esperar que el bebé sea faquir y no le afecten los pinchazos.

bebe-porteo-simuladorLA MEJOR MANERA DE BEBER ALCOHOL ES… ¿DENTRO DE UN BEBÉ?
El futuro del ser humano está garantizado mientras sigan existiendo personas maravillosas con la capacidad de ir un paso por delante, mentes brillantes que no se conforman con aceptar las cosas como son y para los que lo imposible es el punto de partida; genios que siempre se preguntan: ¿qué puedo hacer yo para mejorar el mundo?

Da Vinci, Edison, Fleming, Tesla, Einstein… y ahora Simon Philion, que ha inventado “The Cool Baby”, un bebé de plástico en donde puedes disimular tu bebida alcohólica favorita. Nada de zumos o refrescos, el dispositivo sólo es válido para espirituosos.

Sólo necesita un millón de pesos mexicanos para sacar adelante el proyecto, ¿hacemos una colecta?

bebe-falsoEL FALSO BEBÉ QUE UTILIZA CLINT EASTWOOD EN “EL FRANCOTIRADOR” CAUSA FUROR
La prensa cinematográfica y los principales periódicos internacionales se han hecho eco y se han mofado bastante del muñeco que aparece en una de las escenas de la útlima película de Clint Eastwood.

Seguramente te estás haciendo la misma pregunta que yo: ¿se le podrá echar vodka dentro?

Por lo visto, a falta de bebés reales o buenas reproducciones, se agarraron al primer nenuco que tenían a mano y canta la Traviata, quitándole dramatismo y credibilidad a toda la escena. El guionista y productor ejecutivo de la película argumentó que “teníamos dos bebés previstos, pero uno se puso enfermo y el otro no había venido, así que hubo que recurrir a los muñecos”.

Para evitar este tipo de situaciones, nosotros tenemos siempre a disposición de Noñoño un auténtico bebé, un niño encantador que no da nada de guerra. Tierno y cariñoso, siempre está encantado de posar para la cámara, incluso de hacerse un selfie.

selfie

8 cosas que has de hacer antes de quedarte embarazada

Hay publicadas numerosas listas que recomiendan las cosas que deberías hacer antes de quedarte embarazada y ser mamá. Pero quizá por falta de conocimientos o exceso de escrúpulos, son listas incompletas, en las que falta lo más importante. Hoy en el Patuco Feo completamos las cosas que deberías hacer antes de quedarte embarazada.

Internet es la patria de los listados y no podrían faltar los que recopilan las cosas que supuestamente tendrías que hacer antes de tener hijos.

En En Femenino, por ejemplo, recomiendan entre otras cosas cumplir tus metas profesionales… ahí es nada, como si fuera fácil. Más parece una advertencia velada, una amenaza: si no los cumples antes, después olvídate. Así está el tema.

El resto es una fusión de obviedades (ahorra, come saludable) e insensateces (compra muebles ideales, una mascota, etc.) difíciles de encajar precisamente en esta lista.

Pero no es la única, aquí te dejo dos links más (uno y otro) para que satisfagas tu ración de tópicos diaria: duerme hasta tarde, viaja, mantén limpia la casa, ¡¿practica deportes extremos?! ¿cómo Shakira?, etc.

Y a continuación paso a contar lo importante. Como diría el Gran Wayoming, ya conoces las listas, ahora te contaremos la verdad:

1.- Decide el nombre

Vamos a ir echando un xxlvete y luego ya, si eso, pensamos en el nombre. – ¡¡ERROR!!

Nos creemos que lo del nombre es lo más fácil, nos despreocupamos, lo dejamos para el final, y cuando nos damos cuenta de lo jodidamente difícil que es elegir uno, resulta que ya es tarde y acabamos llamando a la criatura de cualquier manera. Decidimos el nombre a la desesperada, por descarte: el que no desagrada ni al padre ni a la madre ni a los abuelos, a los vecinos, etc.

Por eso, si vas a mantener relaciones sexuales sin protección, asegúrate de tener en la mesilla de noche una lista (otra) con al menos un par de nombres elegidos, uno de chico u otro de chica. Haz la lista con tu chico, llama a tu madre, a tu suegra si lo consideras necesario, y no os metáis en harina hasta tenerlo consensuado.

2.- Caga con la puerta abierta
Ni el alpinismo, ni el nudismo, ni el vuelo sin motor… no existe mayor sensación de libertad que poder hacer tus necesidades con la puerta del baño abierta. Sólo las personas auténticamente libres pueden hacerlo. Y esa posibilidad desaparecerá cuando seas madre. Así que aprovecha y hazlo al menos una última vez antes de que sea tarde.

3.- Trágate de una atacada todos los capítulos de tu serie favorita
Ahora te parecerá muy fácil ver una serie, incluso una peli entera, y te imaginas que cuando seas madre podrás seguir haciéndolo después de acostar al bebé, cualquier día por semana, ¿a que sí? Pues déjame decirte una cosa: ¡una mieeeerda!

En un porcentaje altísimo de los casos, a los padres la noche se les echa inexplicablemente encima sin darse cuenta, y cuando llega el ansiado momento de tirarse en el sofá, las neuronas tienen más ganas de Belén Esteban que de Don Draper.

4.- Vete a dar un paseo en coche con tres adultos
¿A que no se te había ocurrido esto?, ¿a que pensabas que la maternidad no estaba reñida con llevar a personas adultas en tu coche? Pues lo está.

Las medidas de seguridad (por otra parte necesarias) obligan a instalar dispositivos que anulan el resto de plazas del vehículo. Así que olvídate de decir aquello de “tengo coche, os acerco”. Porque sí, tienes coche, pero o te pones a desinstalar la sillita (entre 4-5 horas, nivel experto), o mejor que pillen un taxi.

Por no hablar del CD de los Cantamañanas que se reproduce automáticamente en cuanto metes la llave de contacto. Pero esa es otra historia.

5.- Vete al parque echar pan a los patos
Un parque es un reducto de paz, un escondite en la ciudad al que escapas buscando robarle un poco de libertad a la rutina que te enclaustra. Y echar a pan a los patos es una diversión llena de encanto y emoción.

Aprovecha ahora y quédate con esa imagen idílica del parque, porque cuando seas madre el parque se convertirá en otra rutina más. Ir al parque será como ir a la oficina: un lugar muy aburrido e incómodo al que no te gusta ir, pero al que vas porque es tu obligación, con un horario que hay que respetar y unos compañeros con los que tienes que convivir, te gusten o no.

Si todavía estás a tiempo, dale su última oportunidad al parque y quédate con un buen sabor de boca.

6.- Píllate un pedo monumental
Si te gusta tomar algo de alcohol de vez en cuando, antes de quedarte embarazada agárrate una cogorza descomunal, a ser posible de anís. O mejor todavía: de una mezcla de vino, cerveza, cubatas… y de postre anís.

Una melopea indecente que al día siguiente te haga sentir miserable y patética, que te deje la madre de todas las resacas y que te quite las ganas de volver a probar ni una sola gota de alcohol en los próximos muchos meses. Lo vas agradecer.

7.- Tírate un fin de semana entero sin hacer NADA
Pero nada de nada. Levántate a las doce o la una. Vete de la cama al sofá, pon la tele un rato. Vuelve a la cocina. Desayuna un café bebido. Mira el Facebook en el móvil. Vuelve al sofá, o a la cama. Picotea desordenadamente cualquier cosa que haya en la despensa. No respondas a las llamadas, y si lo haces, miente para no quedar con nadie. Ponte el chándal encima de la ropa de dormir y baja al chino a por leche, o cervezas, o patatas fritas (no importa la fecha de caducidad); ¿qué hora es?, ¿ya las 7 de la tarde? Qué día más tonto. Pon la tele otra vez. Lo que sea… y así hasta las 12 o las 2 de la mañana.

8.- Vete al cine
Esto seguramente viene en muchas otras listas, pero lo he incluido en ésta porque un experto en redes sociales me dijo que las listas de 8 cosas funcionan mejor que las de 7. Bien pudiera haber elegido otras: di muchos tacos, foxxa todo lo que puedas, etc. etc. Pero que narices, aunque suene a tópico: vete al cine.

volvereis-al-cineAdvertencia importante: todo lo escrito en este post es hipérbole literaria. Todo está exagerado y dramatizado con el único objetivo de hacer reír. En realidad, muchas madres y padres pueden ver sus programas de tele favoritos a diario, agarrados a su botella preferida de ron, y se lo pasan bomba con otros papis, a los que llevan de parque en parque en su propio coche.

Lactancia, fórmulas de sustitución y marketing.

La semana pasada compartimos en Facebook un divertido vídeo que ironizaba con el enfrentamiento entre los distintos estereotipos de maternidad y que terminaba con un acto de confraternización un tanto ñoño. El vídeo es una campaña de marketing de una marca de leche de fórmula y es de eso de lo que va el post. En El Patuco Feo nos ponemos serios, sin que sirva de precedente.

Esta vez voy a escribir un post serio: ¿un repentino ataque de responsabilidad, un cambio de rumbo? Pues no, en Noñoño nos gusta el humor y además se nos da mejor que hablar en serio. Pero una inoportuna avería del ordenador en el que estaban las ideas para próximos post (recemos a Steve Jobs para que se recupere) me dejó un poco sin saber qué publicar, hasta que un artículo llegó a rescatarme. Y créeme, es más fácil improvisar algo en serio que escribir con humor.

Antes de todo quiero comentarte mi postura inicial con respecto a la lactancia. Al principio pensaba que era un tema demasiado inocente como para albergar polémicas: puede haber broncas sobre política, sobre fútbol, pero ¡¿sobre lactancia?! si tienes un bebé le amamantas y, si surgen inconvenientes, recurres a las soluciones que existen, ¿qué debate puede surgir?

Inocente de mí…

Ahora que estoy un poco más informado, o al menos alertado, para mí es de sentido común admitir que la leche materna sea el mejor alimento para el bebé. Y no sólo por la calidad del producto, sino también por la calidad de la experiencia. Sin tener la más remota idea de biología, psicología ni medicina, tiendo a creerme a quienes argumentan a favor de lo natural.

Y también es de sentido común reconocer que la medicina y los productos farmacéuticos mejoran nuestra salud, y que en los casos en los que la lactancia se pone de nones, la leche de sustitución ha servido para alimentar a muchos bebés.

El debate reside en definir cuándo hay en realidad un problema. O dicho más claramente, en qué momento el uso de sustitutivos de la leche materna deja de ser una cuestión de salud del bebé, para convertirse en una cuestión de negocio para la industria farmacéutica. Y el  artículo deja entrever algunas claves, sin polémicas.

El artículo (está en inglés, pero no te quejes, quizá pronto el idioma internacional sea el chino mandarín y entonces nos vamos a cagar) se titula “¿Cuándo se convirtió leche de fórmula en un término tan sucio?”, y surge a raíz de este vídeo:

El vídeo es un spot de una marca de leche de fórmula. El responsable de marketing de la compañía argumenta que la campaña sólo quiere lanzar un mensaje buenrollista, que quieren limar asperezas, unir sentimientos y demostrar que respetan todas las opciones.

En cambio, la directora de La Leche League responde que es sólo una campaña para mejorar la imagen de la marca de la compañía. Menuda revelación…

A ella le diría que efectivamente es así, que el marketing se hace para vender más y que las marcas dedican sus esfuerzos y sus presupuestos de comunicación a ello. Sin ir más lejos, este mismo blog y este post están escritos con la abierta aspiración de caerte bien, de caerle bien a Google, de llegar a más gente y de que nos lluevan los pedidos. Es legítimo.

Y al responsable de marketing también le diría que no me venga con moralinas, que soy cocinero a la vez que fraile y que sé que esto de la publicidad con mensaje social es una moda, y que las multinacionales anuncian los valores que venden bien, no necesariamente los que en realidad respetan.

Ajeno a mi escepticismo, el artículo continua con una afirmación de las de pararse a pensar:

Feeding a baby formula when it’s not medically necessary is now a controversial decision.

(traduzco para los visionarios que van a clase de mandarín: alimentar a un bebé con leche de fórmula cuando no es médicamente necesario, es AHORA una decisión controvertida).

Lo que me llama la atención de este enunciado es la palabra AHORA, en inglés now, pronunciado naaaaoooo (tapándose la nariz con dos dedos para obtener una correcta pronunciación americana).

¿Y cómo llegó a pasar esto?, ¿cómo se llegó a normalizar la leche de fórmula frente a la materna?

En el artículo viene a explicar, más o menos, que el fenómeno se dio en los EE.UU. a principios del siglo XX, cuando la leche de fórmula parecía ser la forma más efectiva y apropiada de alimentar al bebé, sin tener en cuenta los anticuerpos presentes en la leche materna, que además parecía menos consistente, más acuosa y menos alimenticia.

Es revelador el dato de que en el año 56, sólo el 20% de las madres daba el pecho en EE.UU.

Las cosas empezaron a cambiar en los 70 con la moda de la maternidad natural, pero lo más destacable es que en las dos últimas décadas, decenas de estudios han demostrado los beneficios de la lactancia. Las investigaciones demuestran que los bebés son menos propensos a ponerse malitos y que incluso ayuda a prevenir infecciones, diarrea, enfermedades respiratorias, obesidad, y se relaciona con una drástica reducción del síndrome de muerte súbita infantil (traducción El Patuco Feo).

Por eso comprendo la polémica cuando se presenta la leche de fórmula, no como una opción, sino como la opción, la principal, la mejor y la civilizada.

Y volviendo a la publicidad y a los estados de opinión : ¿es posible que durante años las multinacionales hayan tratado de vender la fórmula como la opción buena frente a lactancia? Sin duda. ¿Es posible que se haya conseguido modificar la percepción general frente a un hábito tan natural como el de amamantar? Parece que sí. ¿Es posible que lo hicieran a sabiendas de que no era lo mejor, con alevosía, primando el interés económico por encima de la salud pública? Ahí ya no me meto. Pero con lo que sabemos hoy, hay indicios para pensar que podrían haber sido más cautos.

Mi opinión es que es más sensato escuchar a la OMS que a los responsables de marketing de las marcas interesadas. También abogo por la libertad de decisión y el respeto hacia quienes recurren a las fórmulas de sustitución, por el motivo que sea. Pero me parece importante que corra la información desinteresada y que se generalice la sensación de que la fórmula es un plan B, ni dramático ni malvado, pero un plan B.

18 cosas que unos futuros padres deberían saber

Si vais a ser padres, o acabais de serlo, seguramente ya sois unos expertos en embarazo, preparación al parto, lactancia, cuidados del bebé, etc. Sabréis lo que es el calostro, el puerperio o la ictericia, pero… cómo se dice correctamente: ¿cocreta o croqueta? Efectivamente, la responsabilidad de la maternidad exige también unos conocimientos básicos en otras áreas. He aquí una recopilación de cosillas que debería saber cualquier padre o madre.

Ser padres es la mayor responsabilidad que se le puede otorgar a unos seres humanos. Mucho mayor que dirigir la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas, conducir una máquina retroexcavadora o fallar los premios de un concurso de poesía en sánscrito.

En cambio, las pruebas de acceso para dicho puesto son inexistentes. Por eso hoy propongo un variado de conocimientos de distintas disciplinas. Culturilla de andar por casa, datos y expresiones que manejarás en incontables ocasiones y que, utilizados correctamente, distinguirán a unos papis cultivados de unos papis del montón.

Se dice croquetas, no cocretas ni crocretas.
En tu nueva vida como madre/padre las croquetas tendrán un destacado protagonismo. Las croquetas están en la base de la pirámide alimenticia de las familias cuando salen a comer por ahí. Si antes no las pedías, ahora las pedirás, y si ya las pedías, ahora las pedirás el doble: “¡croquetas para los niños!”. Por eso no es de recibo pronunciarlas mal: se dice cro-que-tas, con la erre intercalada en la primera sílaba. Cocretas no: croquetas.

Acuérdate de que lleva una “q”.

Vale, sí, de acuerdo, la Real Academía de la Lengua Española admite ambas acepciones, pero también recoge almóndiga y no es ese el ejemplo que quieres ser para tus hijos, ¿verdad?

El corte de digestión no existe (pero se puede morir de otra cosa).
Toda la vida nos han prohibido bañarnos hasta pasadas dos horas después de la comida porque se corta la digestión. Pues bien, queridas madres, la digestión no se corta, es sólo una expresión popular.

Peeeero, un cambio brusco de temperatura corporal durante la digestión (a causa de, por ejemplo, un baño) puede provocar una hidrocución, que con ese nombre tan sugerente sólo podría acabar en una parada cardiorespiratoria. Vamos, lo ideal para que te pase en una piscina. Y entonces sí, se corta la respiración, el ritmo cardiaco y la digestión. Así que, llámese como se llame, ojo con los baños después de las comidas porque pueden acabar muy mal.

Retintín es sorna. Rin Tin Tin era un perro.
Cuando alguien dice algo con segundas intenciones, ciertas dosis de mala leche e ironía de la puñetera, lo hace con retintín. En cambio mucha gente dice rintintín, que era el perro protagonista de varias películas de Hollywood y que nada tiene que ver con esta historia.

Batman no tiene superpoderes. Tiene dinero.
Efectivamente, así como otros superhéroes tienen una fuerza física y unas capacidades naturales sobrenaturales (valga la expresión), el único superpoder que tiene Batman es el dinero. Si le quitas las perras es un tipo normal y corriente, que no vuela, ni tiene potencia sobrehumana, ni rayos láser en los ojos. Vamos, que le sueltas un bofetón bien dao y lo flipa en colores. Tenlo siempre en cuenta.batman
Ti se escribe sin tilde.

Es muy habitual encontrarse el pronombre personal de segunda persona ti, con tilde en la i: tí. Te lo encuentras en periódicos, publicidad, incluso en artículos y posts de gente culta. Pues bien, ti nunca lleva tilde.

Nunca, sin excepción.

El aire no pone moreno.
Este punto ha suscitado un arduo debate y encendidos enfrentamientos en la redacción de El Patuco Feo, porque la experiencia empírica a veces parece contradecir la lógica científica. Pero al final se impone ésta última, que aclara que el bronceado aparece al exponer la piel a la radiación de la luz ultravioleta.

La capital de Canada es Ottawa, no Toronto.
Antes de que Manolo Escobar popularizase el “Toronto to, toronto toronto entero,” la ciudad canadiense ya era la más famosa y problada de Canadá .De ahí el equívoco que lleva a otorgarle la capitalidad que pertenece, en realidad, a Ottawa.

Toronto suena a urbe cosmopolita y Ottawa, en cambio, recuerda a lo que les decía Tarzán a los elefantes para que se agacharan. Pese a todo, no hay discusión posible: la capital de Canadá es Ottawa.

Y la de Australia es Canberra, no Sidney.
Con Australia pasa tres cuartos de lo mismo, Sidney es la cuidad más grande y conocida por su Ópera, por los Juegos Olímpicos, y porque mola. ¿Pero Canberra?, ¿quién ha oído hablar de Camberra?, ¿dónde demonios está Camberra? Da igual, pero si te sale la pregunta en el Trivial o vas al 50×15, recuerda que la capital de Australia es Canberra, no Sidney.

Ti sigue sin llevar tilde.
El pronombre personal de primera persona lleva una tilde para diferenciarse del adjetivo posesivo mi. En el caso del pronombre de segunda persona ti, al no coincidir en forma con el posesivo tu, no lleva tilde.

Pasa lo contrario con los pronombres yo y . Este último sí lleva tilde para diferenciarse del posesivo tu. Escribir ti con tilde es como escribir con acento.

El CI que mide tu inteligencia es el “cociente intelectual”, no el “coeficiente intelectual”.
Para explicarte la diferencia entre un cociente y un coeficiente haría falta que este post lo escribiera alguien con más de cualquiera de las dos cosas que yo. En cambio no hace falta saber física, química ni pirotécnica para expresarse con corrección y memorizar que el baremo que deja constatación numérica de nuestra tontuna se llama Cociente Intelectual (CI), y no coeficiente intelectual.

Humanos y dinosaurios sólo coincidieron en Parque Jurásico.
Los dinosaurios son como las croquetas. Pronto formarán parte de tu vida, si no lo han hecho ya. La historia de la Prehistoria es un follón de periodos que ríete tú de un equipo de gimnasia rítmica, con más glaciaciones y descongelaciones que la nevera de los abuelos. En la prehistoria los años se cuentan por millones y para tener una visión global hay que profundizar en ello un buen rato.

Pero hay algo para lo que no hace falta estudiar: los humanos y los dinosaurios no vivieron juntos.

Y no es una cuestión de “justo se acaban de ir hace diez minutos” o de “no me pilla de paso”. Qué va. Los dinosaurios desaparecieron hace 65 millones de años y al primer mono con aspiraciones se le vio por aquí 50 millones de años después. Así que nada, ni de broma.

La luna es visible durante el día, tanto o más que durante la noche.
Esto duele y lo sé. Esto rompe con uno de los esquemas que más interiorizados tenemos desde niños: el sol está de día y la luna sale por la noche. Pero la maternidad no es siempre un camino de rosas y a veces tendrás que ocultarles cosas a tus hijos para que no sufran.

Entre adultos no podemos seguir engañándonos y las cosas son como son. El número de horas durante las cuales la luna se puede ver de día a lo largo del año, son tantas o más que durante la noche.

El pico más alto de Europa es el Elbrus, no el Mont Blanc.
El Mont Blanc está en los Alpes, que son mucho más pintones que la Cordillera Caucásica, y que se sepa, no hay ningún bolígrafo de 600€ que se llame Elbrus. Pese a todo, y atendiendo a  las fronteras geográficas actuales, el pico más alto del contiente es el Elbrus, con 5.642 m. frente al mítico Mont Blanc con 4.810 m.

Los vikingos no llevaban cuernos en el casco.
Ésta es una información absolutamente prescindible, pero ya metidos a romper mitos, que sepas que los cascos originales de los antiguos pobladores de la península escandinava no llevaban cuernos, y que son un aditivo posterior de la imaginería festivalera y carnavalesca.

sportacusSchwarzenegger (pronunciado esnaucer burguer) es austriaco, el Che Guevara argentino y Sportacus islandés.
¿Cómo?, ¿que aún no sabes quién es Sportacus? Ten paciencia, pronto será como parte de tu familia.

Sudar no adelgaza y el pan no engorda.
Por partes: hacer ejercicio quema calorías, y cuando haces ejercicio lo normal es sudar. Pero sudar por sudar, sin hacer ejercicio físico, sólo sirve para perder líquidos, no grasas; y el pan, como cualquier alimento engorda, pero no de una manera tal como para afirmar que “el pan engorda”.

El pan no tiene grasa y no merece jugar en la misma liga que el tocino, ya sea de cerdo o de cielo.

La Coca Cola no tiene cocaína, IKEA no es ninguna palabra sueca y Colgate se pronuncia colgueit.
No creo muy necesario aclarar que la Coca Cola actual poco tiene que ver con el brebaje medicinal que le dio origen y que contaba en su composición con coca.

IKEA, esa palabra sueca que se coló en nuestras vidas hace casi dos décadas, no es una palabra sueca, son las iniciales de no sé qué.

Y lo del Colgate te lo podías imaginar, ¿verdad?

Si se pasa el balón a un compañero más atrasado, NO ES FUERA DE JUEGO.
¿Qué es fútbol? Dices mientras clavas
en mi espinilla tu bota de tacos azul.
Qué es fútbol. ¿Y tú me lo preguntas?
Fútbol es fútbol.

Efectivamente, fútbol es fútbol. Ésta es la frase más emblemática con la que un pensador ha logrado definir el fútbol. El fútbol no es ciencia, ni arte, ni poesía. El fútbol es fútbol. No hay más. Punto pelota.

Pero para dotarle de algún rasgo de intelectualidad y otorgarle un misterio que solo los verdaderos aficionados pudieran desvelar, se inventó el fuera de juego. El fuera de juego es muy siemple, como el resto del fútbol, y su explicación poco edificante. Pero si alguna vez, en tu papel de madre, te ves en la tesitura de tener que dilucidar si una jugada era o no fuera de juego, recuerda que si el pasador estaba por delante del que recibe la pelota, NO es fuera de juego.

Pues hasta aquí el post de hoy, hay muchas más cosas interesantes con las que podría completarlo, como que Rafa Nadal sólo es zurdo para el tenis; que se dice mottu proprio, no de motu propio (puestos a ser pedantes, hacerlo correctamente); que un interfecto es un cadáver que ha sufrido una muerte violenta; que el oso panda no está muy claro que sea un oso, dicen que es un marsupial; que el Cid Campeador era un cabrón con pintas y que no ganó ninguna batalla después de muerto, etc. etc. etc.

O que ti se escribe sin tilde.

Las mujeres culonas tienen hijos investigadores

Hoy me tocaba escribir un post sobre algo que, de manera directa o tangencial, con o sin rodeos, me permitiera hablar de embarazo, parto, nacimiento, alumbramiento, recién nacidos… y todas esas palabras clave con las que pretendo seducir a Google. En ello estaba cuando descubrí esta noticia:

“MAMÁS CON TRASEROS GRANDES, ¿BEBÉS MÁS LISTOS?”

Atendiendo al enunciado de la noticia había dos enfoques por los que podría abordar el post: por un lado está el tema de los culos de las embarazadas, y por otro el de los estudios e investigaciones “peculiares” sobre embarazadas y crianza.

Lógicamente me dejé seducir por la pomposidad y el encanto del primer camino. Así que empecé a buscar información en Google, introduciendo el texto “culos de embarazadas” en el buscador. El siguiente pantallazo corresponde sólo a la primera posición de la búsqueda, pero te aseguro que el resto de resultados son aún menos apropiados para este blog.

culos-embarazadasObviamente tuve que abandonar ese enfoque y tratar el otro: la creatividad aplicada a las investigaciones científicas.

No es la primera vez, ni será la última, que un estudio ciéntifico supuestamente riguroso da lugar a titulares tan disparatados. En Padres no ñoños (Ed. Planeta) tengo un capítulo entero dedicado a ellos, en el que recomiendo precaución a la hora de tomar decisiones apoyadas en afirmaciones tan llamativas como éstas:

Las mujeres que beben vino se quedan embarazadas más rápidamente.
Tener bebés en el espacio sideral puede ser peligroso.

Lo que más me sorprende de estos estudios no es el resultado, sino el estudio en sí. ¿Qué motiva a una universidad a dedicar tiempo y recursos a investigar estas cosas?, ¿cómo empiezan, a quién se le ocurre? Me imagino a dos investigadores muy frikys, hijos ambos de culonas madres, sentados en su despachito del departamento de ciencias de una reputada universidad, una mañana cualquiera, con cara de estar muy aburridos:

– Oye Lars, ¿tú crees que las mujeres que beban vino tendrán hijos más listos?
– Ni idea, vamos a investigarlo.

En el caso que nos ocupa no hay que restarle mérito al periodista que redactó el titular, porque la noticia hace referencia a investigaciones de hasta tres universidades distintas, que constataron que los lípidos y el Omega 3 ayudan al desarrollo del cerebro del bebé, y que estos se concentran en caderas, muslos y glúteos.

Pero claro, no hace falta ser Paco Marhuenda para intuir cuál de estos dos titulares tiene más tirón:

1.- Los lípidos y el Omega 3 de los muslos y los glúteos femeninos son esenciales para el desarrollo del sistema nervioso de los bebés.

2.- Las mujeres culonas dan a luz a niños más inteligentes.

Hay que entenderlo, un periodista vive al día la actualidad mediática y ésta pasa por el culo y los embarazos de una señorita de apelllido impronunciable, méritos  desconocidos para mí, pero cuyas curvas reconocería antes que las mías propias.quim-cardasianCon esta imagen siempre en la mente, creo que yo también habría elegido el segundo titular.