¡¡Nos han copiado!!

con 3 comentarios

Noñoño somos por fin una marca importante, un referente. A partir de ahora podemos codearnos de tú a tú con los diseñadores de las grandes marcas como Chanel, Louis Vuitton, Custo… ¡¡Ya nos plagian!!

Hay algo que hace grande a una marca, a un diseñador o cualquier creativo: que le copien. Por eso, desde que empezamos con Noñoño a plasmar originales mensajes en la ropa de bebé, vivíamos con el ardiente deseo de que alguien se fijase en nuestro trabajo y nos copiase.

Ha tardado en llegar, quizá porque algunas de nuestras ideas eran demasiado sutiles como para que un simple copión las entendiese. Pero la paciente espera ha tenido su recompensa y por fin podemos decir que han copiado algunos de nuestros diseños de ropa bebé.
copia-ropa-bebeLo cierto es que hablar de copias en creatividad y moda es difícil, porque es muy normal que profesionales de un entorno similar, en el mismo contexto, trabajando con un mismo objetivo y una metodología parecida, lleguen a resultados similares. No es la primera vez que vemos como a creativos de otras marcas se les ocurre algo parecido a algo que habíamos hecho nosotros antes, y es probable que algún día pase al revés, y que se nos ocurra a nosotros una idea, una frase o un formato que ya estaba en la calle. Así que, aunque a veces tengamos sospechas, la experiencia y la prudencia recomiendan ser bien pensados.

Pero en este caso no cabe ninguna duda. Un amigo nos contó que en un puesto del rastro madrileño tenían un montón de bodies con diseños e ideas sospechosamente parecidas a las de Noñoño. Y nos envió la foto que demuestra claramente que nada es fruto de la casualidad.

Nuestro amigo sólo pudo sacar esta foto, porque los del puesto pensaban que su intención era copiar las copias de nuestros diseños, y le llamaron la atención. Así de celosos son los tramposos con sus creaciones…

La pregunta ahora es ¿habrá más y no nos hemos enterado? y sobre todo ¿cuál será el siguiente?, ¿la nueva versión de “Vísteme Despacio que Tienes Prisa“, o el exitoso “El primer año pasa cagando leches”? Este segundo tiene todas las papeletas de alcanzar la catagoría de plagio, y la duda es si se inspiraran también en nuestro diseño, o simplemente pondrán la frase con la tipografía “Arial” o “Calibri”, ¿para qué molestarse más?

cagando-leches
Dentro de este maravilloso sueño que estamos viviendo, hay un momento fascinante que no podemos quitarnos de la cabeza y que nos ilusiona recrear mentalmente: es ese instante en el que el diseñador@, (ojo “¡diseñador!”) está en pleno proceso creativo, delante de su ordenador, con sus programas de diseño abiertos (¡cool!), coge nuestra camiseta y se pone a copiarla. Nos l@ imaginamos concentrado, con el bolígrafo en la boca (porque seguro que es de los que hace un boceto previo en papel antes de abrir el “Paint”) y pensando: “voy a copiarlo, pero voy a darle mi toque personal: voy a hacerlo peor; voy a mantener el concepto y la estructura, pero voy a darle ese toque cutre y ramplón que caracteriza a los de mi calaña.”

Nosotros estamos muy orgullosos y contentos por esta deferencia, pero también nos sentimos un poco apenados por sus familiares. Menuda decepción se va a llevar su madre cuando se entere. Seguro que le tenían por el “creativo” de la familia y presumía con orgullo en la peluquería: “pues mi Fulanito es diseñador”, “qué imaginación tiene, qué cosas se le ocurren”, “mira tú como pueden cambiar las personas, de pequeño era un vago y un lelo…”.

O quizá su padre, que cuando ya creía que su hijo había dejado la delincuencia por el diseño gráfico, ahora descubre que sólo ha cambiado la palanca por el ratón. Pobres padres, no merecen enterarse de esto.

Y lo peor es que a lo mejor el o la diseñadora ya tiene hijos que le admiran, que piensan que sus padres son gente con más clase que los dealers que les pasan la farlopa. Pobres niños. Mejor que no lo sepan todavía.

Pero bueno, nunca llueve a gusto de todos y nuestra alegría tenía que venir acompañada de estos pequeños dramas. Es así.


Ahora en serio, a quienes leéis este post os pedimos que no compréis a este tipo negociantes, que no os paréis ni siquiera a echar un ojo, que no les dediquéis ni una sonrisa, que no miréis la etiqueta para comprobar el precio (que seguramente será barato, porque se han ahorrado una buena parte del trabajo, y porque tampoco tendrán problemas para copiar una etiqueta con orígenes, composiciones y características falsas), que paséis de largo y les tratéis con el desprecio que se merecen aquellos que roban las cosas de los demás, bien sean objetos o ideas.

No les déis la razón, no les permitáis a los deshonestos hacer negocio, mientras los buenos diseñadores, la gente honrada, aplicada y profesional lo tiene tan difícil para salir adelante.

 

Y PARA CELEBRAR TAMAÑO ACONTECIMIENTO, SE NOS HA OCURRIDO HACER UNA PROMOCIÓN POR PLAGIO, CON UN DESCUENTO EN LA PRENDA ORIGINAL. Haz clic en la imagen para acceder a la promo.

plagio

Comentarios

3 Comentarios

  1. Mis chic@s y yo
    | Responder

    Yo siempre he escuchado que en este mundillo del diseño hay mucha copia. Pero no se puede poner derechos de autor? Porqué las ideas son ideas y que alguien saque rendimiento a costa de otros… En este caso, Esta mucho mejor la original!!

    • Noñoño
      | Responder

      Pues no te creas que es nada fácil registrar todas y cada una de las prendas que hace una marca. En ese sentido estamos todos muy desamparados. Es una pena, pero es así.

  2. […] medida de lo posible), por precios dignos y por el trabajo duro y honrado. También le pediría ¡que no nos copie! 😉 – […]

Dejar un comentario