El carácter de los bebés

con 4 comentarios

Pues resulta que quería dedicar el post de esta semana al carácter de los bebés. Al verdadero, peliagudo y explosivo carácter de los bebés.

bebes-caracter

Quería poner en solfa el estado de opinión generalizado de que los bebés son siempre encantadores, como inofensivos ositos panda de peluche de mirada tierna y almibarada.

Quería desmentir que se trate de inocentes y pacientes criaturas que no se quejan de nada porque acaban de llegar y todo les parece bien, como si fueran sonrientes turistas japoneses.

Quería advertir a los padres y madres primerizos de que no es así, y de que si Anne Geddes fotografía a los bebés dormidos es porque si se despiertan a lo mejor se tiene que tragar las coliflores, las alitas y la cámara.

Quería desengañar a los que piensan que los bebés sólo se quejan cuando tienen hambre o les duele algo. Decir que los bebés tienen mucha personalidad y muy mala leche.

Avisar de su error a los que creen que son criaturas maleables a las que pueden disfrazar de tiroleses y hacer dormir en la postura que quieran.

Quería poner negro sobre blanco de una vez por todas, que los bebés se pueden tragar la papilla si les gusta, pero no se tragan la ridícula performance del avión, y que pueden hacer volar la cuchara de un manotazo si el puré no es de su gusto.

– Ésta por mamaaaaaa
– Sí, y por tu madre, por la abuela, ¿no te…? (piensan mientras te llenan de comida la cara, la blusa y la pared).

El post de esta semana iba a ser el momento y el lugar de explicar a los más ingenuos que los bebés no duermen sólo porque tengan sueño los adultos: si el bebé no lo tiene, va a dormirse ¡sí por los patucos!

… que menos mal que son pequeños, porque cuando les sale el carácter, si midieran 1,70 m. no bastaría con Supernanni, tendrían que venir dos Hermanos Mayores en plena forma y con material antidisturbios.

mamivora bebe pq

Quería dejar claro que lo de las famosas rabietas no es un mito, sino un reflejo de esa edad tan convulsa y complicada por la que están pasando, muy disitnta a la idílica infancia que nos pretenden vender.

Y en un alarde de ingenio creativo y dominio de los juegos de palabras, iba a titular este post “La bebelescencia, ya sabes, una original palabra surgida de la fusión de bebé y adolescencia. ¡Pedazo de idea, menudo título! Me iba a quedar un post niquelao, rebosaba orgullo y felicidad por todos mis poros.

Pero cuando ya lo tenía decidido, cuando ya estaban esbozadas las ideas y hasta el esqueleto del post, me da por buscar bebelescencia en Google, y resulta que esa palabra ya se la inventó Luis Piedrahita y hasta la dijo en la tele.

¡¡¡MCGNLA….!!!

Vaya cabreo me he pillado. Yo ya soy un adulto de carácter templado, pero si fuera un bebé cogería todos los libros de Piedrahita y se los destrozaría a mordiscos y le lanzaría los pedazos a Pablo Motos, que seguro que algo de culpa tiene.

Así que, sintiéndolo mucho, por culpa del listillo de Piedrahita, esta semana no hay post.

Comentarios

4 Comentarios

  1. Peineta-pintxos
    | Responder

    Como que no hay post, lo has clavado yo lo confirmo y reafirmo, no todos los bebes son dulces, tranquilos y seres inofensivos….vamos la Geddes y mira que confieso que me mola, no hubieta tenido huevos de fotografiar a mi neskatilla. En mi casa si alguien dice la expresión dormir con un bebe es expulsado automáticamente sin despedirnos ni ná de ná.
    Saludos

    • Noñoño
      | Responder

      pe-pe-perdona, ha has dicho que te gus te gusta, ¿quién? ¡¡¡Peineeeeeta por Dios!!!

  2. Sra. GAFAPASTA
    | Responder

    Me quito el sombrero. Este no post es lo mejor que he leído. Abajo la imagen de bebés idílicos, la mala leche vive en esos cuerpos menudos y menos mal que son menudos, porque cuando se ponen a soltar mamporros y uno te da en la cara, te acuerdas de la madre que los parió.

    • Noñoño
      | Responder

      Tienen la mala leche en estado puro, sin domesticar, tal cual les sale de las entrañas.

      Bienvenida!!

Dejar un comentario