Cuidados del bebé: consejos de ayer que hoy no valen.

con 4 comentarios

El problema no es que los bebés no vengan con libro de instrucciones, el problema es que las instrucciones cambian cada dos por tres. Hoy revisamos algunos de los cuidados del bebé que ayer eran dogma y que hoy están desterrados.

Desde que existen los libros, las revistas, y no digamos Internet, el dicho de que los bebés llegan sin un manual de instrucciones ha quedado muy desfasado. Cualquier padre o madre con un mínimo de interés por saber cómo actuar con su futuro hijo, tiene nueve meses para sacarse un master en puericultura y toda la documentación del mundo a su disposición sobre cuidados del bebé.

A nivel teórico los nuevos papis y mamis pueden llegar al nacimiento con la Licenciatura de Paternales y Maternales, varios Máster de Post Grado en Lactancia, Gestión de Cólicos y Rabietas, y algún módulo sobre Cómo Viajar con Bebés en Avión.

Luego la realidad es otra cosa, y cuando toca cambiar pañales sirven de poco los conocimientos en neurociencia y conductismo. Ahí la experiencia es un grado y un post grado.

Por si  fuera poco, tampoco te puedes fiar de los conocimientos traspasados de generación en generación, porque cambian de generación en generación. Por eso hoy vamos a hacer un breve repaso de esos consejos sobre los cuidados del bebé, que hoy son completamente al revés de cómo eran.

¿CÓMO TIENE QUE DORMIR EL BEBÉ?, ¿BOCA ARRIBA, BOCA ABAJO, DE LADO, O DE PIE, PEGADO CON VELCRO A LA CUNA?

Hablando en plata: si hay algo que acojona a unos padres recientes es el Síndrome de la muerte súbita. Por bien que vaya todo, por sano y robusto que esté el o la muchacha, el fantasma estadístico de la muerte súbita deambula sigilosamente por la mente de los progenitores hasta pasados los 6 meses, más o menos.

Hasta no hace mucho se pensaba que los bebés, como los adultos, dormirían más cómodos boca abajo. Y sobre todo, que estarían menos expuestos a asfixiarse en caso de vómito o gases. Parecía lógico y así actuábamos guiados por los consejos de abuelas y especialistas.

Pues no, hoy el consejo es el contrario y gracias a ello se ha rebajado drásticamente este tipo de muertes. Así que si no lo sabías ya lo sabes: el bebé siempre a dormir boca arriba.

No lo digo yo, lo dicen ellos: Mi pediatra on line.

EL DESESTERILIZADOR QUE LO DESESTERILICE, MAL INMUNODEFENSOR SERÁ

Hubo un tiempo no muy lejano (antes de ayer) en el que la norma era esterilizarlo todo, más allá de cualquier duda razonable.

Cualquier cosa que fuese a parar a la boca del bebé tenía que ser sometida a un severo proceso de higienización y los papis y mamis se convirtieron en los generales de una batalla sin cuartel contra virus y bacterias.

Contaban para ello con el más sofisticado arsenal y así se popularizó el dicho de “La NASA en cada casa” (esto es pura invención, pero la rima era irresistible).

Algunos padres intuían que algo carecía de sentido cuando veían al peque, instantes después de la esterilización, morder un peluche roñoso y ennegrecido, y seguir con vida.

Sus sospechas se han visto confirmadas últimamente con el reconocimiento por parte de la comunidad científica, de que no es bueno esterilizar tanto, porque impide el desarrollo del sistema inmunológico.

Efectivamente, con el segundo lo hacías bien. Por dejadez, pero lo hacías bien.

polvos-de-talco

AQUELLOS POLVOS (DE TALCO) TRAJERON ESTOS LODOS

Para los que hoy somos adultos los polvos de talco están irremediablemente asociados a bebés. El olor del talco nos evoca más sensaciones que una manifestación de ositos de peluche.

Todos  recordamos haber vivido el instante en el que nuestra madre, abuela o tía, blanquea el culo de un bebé hasta dejarlo como la cara de una geisha, y recordamos la escena envuelta en una mística nube blanca, como si de un filtro de Instagram real se tratara. Y aunque no lo recordamos, también la hemos protagonizado, aportando nuestras posaderas a la bucólica escena.

¿Cómo es que algo que se usó tanto, ahora resulta ser nocivo?, ¿qué tenían los polvos de talco que entonces no causaban mal alguno, y ahora hay que desterrarlos de la puericultura?

Una pista: no es el talco. Efectivamente, son los polvos. Su inhalación accidental por el bebé puede ser muy peligrosa.

LA LECHE DE FÓRMULA

La leche de Fórmula 1, podríamos llamarla, porque las empresas patrocinadoras lograron que su uso se disparara a toda velocidad hasta dejar mal vista la lactancia materna. Ya hemos hablado de ello en un interesante post (interesante de verdad, no como éste).

Hoy, afortunadamente, la leche materna ha recuperado el papel que por naturaleza le corresponde y la leche de fórmula es un valioso complemento cuando, por los motivos que sean, falla la primera.

Ya ves como cambian las cosas. Y como estos hay un montón de ejemplos de cuidados del bebé que van  evolucionando o cambiando por completo: que si el gateo, que si las tablets, que si determinados estímulos, etc.

Así que si estáis embarazados de pocas semanas no os deis prisa en informaros, puede que lo que ahora sea dogma, dentro de nueve meses esté prohibido 😉

Suerte.

(Por cierto, estamos estrenando cambios en el blog y la web, ¿qué te parecen?)

Comentarios

4 Comentarios

  1. Peineta-pintxos
    | Responder

    Lo de dormir será verdad pero hay niñor que quieren boca abajo y claro con el tema ese te pasas el día dandole vueltas cual pinchito moruno en la parrillas.

    Ahora entiendo lo que me pasa estoy tola perdida de la cantidad de polvos talcos que he esnifado no??

    PUes mira los mio solo se llevan cinco años y las cosas cambian otra vez y sinceramente como madre me toca un poco las narices…

    • Noñoño
      | Responder

      jaja, al final van a ser que tus polvos blancos no eran de talco. Porque mira que cuidar a un bebé de 2014 con los criterios de 2011, ¿a quién se le ocurre? ;-P

      Besotes

  2. Os habéis dejado las perlas de “no lo cojas tanto que se acostumbra” o “moja el chupete con anís que así se calma”…

    • Noñoño
      | Responder

      jaja, que razón tienes, y lo del botón en el ombligo, el jamón de york…

Dejar un comentario