Cómo dormir a un bebé. Los consejos definitivos.

con 2 comentarios

Cualquier recién nacido duerme una media de 18 horas al día y pese a todo, el cómo dormir a un bebé durante las 6 horas restantes se ha convertido en uno de los fantasmas de la paternidad y la maternidad. Quizá ha llegado el momento de desmontar tópicos.

Probablemente es exagerado e injustificado en muchos casos, pero el tema del sueño de los bebés les quita el sueño a muchos papás.

Existe infinidad de literatura sobre cómo dormir a un bebé: libros, artículos, listados de consejos, incluso circulan por la red trucos que prometen hacer dormir a un bebé en 40 segundos.

Hay discrepancias en cuanto a cómo abordar el llanto o las rutinas, etc., pero hay cosas en las que todos están de acuerdo y que parecen de sentido común: que no haya ruido, bajar la luz, etc. pero la experiencia real demuestra lo contrario. Por eso ha llegado el momento de elaborar una lista complementaria, con los consejos para dormir a tu bebé que nadie se atreve a darte.

1º NO TE LO PROPONGAS

Dicen coelhistas y wonderfulianos que si deseas fuertemente algo lo consigues, que si te lo propones el mundo conspira para que ocurra, que no hay nada tan eficaz como tu propia voluntad y bla bla bla… Pues bien, con el sueño de los bebés pasa todo lo contrario.

Muchos bebés tienen la capacidad de reconocer tus esfuerzos para dormirle y la voluntad de oponerse a ellos. Por eso, la primera y más efectiva fórmula para dormir a tu bebé es no proponértelo, no desear que ocurra.

Es algo que seguramente ya has puesto en práctica con éxito sin darte cuenta. Piénsalo, ¿cuántas veces al día está dormido sin que te lo hayas propuesto? ¡¿Ves?!, sin ni siquiera proponértelo has conseguido dormir a tu bebé. Así que a partir de ahora puedes proponerte no proponértelo, y como creo que me estoy haciendo un lío pasamos al siguiente consejo.

2º NO TE QUEDES DORMIDO TÚ

Si (desoyendo el primer consejo) te propones dormirle y optas por bajar la luz, poner música suave y repetitiva, delicados balanceos, masajes, susurros… corres el peligro de dormirte tú.

Recuerda, ese no es el objetivo.

3º PASEA POR DEL CENTRO EN HORA PUNTA

Basta salir a la calle en hora punta para ver a bebés profundamente dormidos en sus capazos, mientras a su alrededor ruge el más frenético de los bullicios.

Esto demuestra que no necesitan luz tenue, ni poco ruido, ni amorosas cancioncillas para caer profundamente dormidos, sino probablemente todo lo contrario. Y en este punto existe un debate abierto acerca de si es más eficaz el ruido del un martillo hidráulico o el de una apisonadora asfaltando.

También las excavadoras y algunos otros vehículos como autobuses, hormigoneras o determinadas furgonetas de reparto, emiten una peculiar sirena cuando engranan la marcha atrás: piii piii piii piiii. Búscalos por tu ciudad.

4º LLÉVATELO A CAFETERÍAS RUIDOSAS

En pleno siglo XXI, a un paso de colonizar Marte y de que el abono teletransporte sustituya al abono transporte, los bares y cafeterías siguen utilizando una ruidosa tecnología del pasado para moler el café y calentar la leche.

Esos estridentes ruidos impedirían conciliar el sueño a la mismísima bella durmiente, pero verás a montones de bebés durmiendo sin inmutarse, ¿tienes estos sonidos un efecto hipnótico para ellos? Es posible.

5º APROVECHA PARA DORMIR EN EL TRABAJO

Si tienes la suerte o la desgracia de compaginar el trabajo en una oficina con el cuidado de tu bebé, un buen consejo es que aproveches las horas de trabajo para dormir.

Es posible que esto haga bajar tu rendimiento, pero no te engañes, la empresa saldrá adelante igual.

6º ADMÍTELO, NO ES ÉL, ERES TÚ

Y para terminar, una reflexión que te ayudará a analizar el problema desde otro punto de vista: los recién nacidos duermen una media de 18 horas al día y el tuyo no va a ser menos. Así que reconócelo, el problema no es que duerma el bebé, sino que puedas dormir tú.

Verlo desde esta perspectiva te ayudará a enfocar el verdadero problema y a no obsesionarte con hacer dormir a quien realmente no lo necesita.

Suerte.

Comentarios

2 Comentarios

  1. Peineta-pintxos
    | Responder

    Lo siento no puedo leer este post ya solo el inicio de un bebe duerme 18 horas me ha sacado ronchas amigo….en mi segunda experiencia el sueño esta siendo algo muy muy jodido y poco explicable ni con manuales de sueño infantil

    • Noñoño
      | Responder

      jaja, lo que no dice el inicio es que lo hacen de forma intermitente y muchas de ellas por el día. Ánimo Peinta, todo se pasa. Palabrita.

Dejar un comentario