La ropa de verano

Navegando plácidamente por la red, tropecé con un interesante blog que me sorprendió por su planteamiento: está dedicado exclusivamente a la moda de verano, es decir, una especie de pop up blog, con los días contados.

Y claro, me hizo pensar en las peculiaridades del tema aplicado a los bebés.

Pese a lo que piensan algunos, los bebés también pueden tener calor. Esto viene a cuento de la extraña manía que tienen algunos de tapar y tapar y tapar. Otra creencia de las “de toda la vida”, aunque opuesta a la anterior, es que el calor se combate quitándose ropa. Peor ahí están los tuaregs, sin ir más lejos , para demostrarnos que lo importante es saber protegerse del calor y del sol, es decir, proteger la piel de las quemaduras y de los efectos del sudor.

Y para ello, un buen tejido, un buen algodón, es de lo mejor que le podemos poner al bebé.

Ahí lo dejo…